martes, 30 de mayo de 2017

1º ESO - EDUCACIÓN FÍSICA



El pasado jueves día 11 nos dirigimos al Polideportivo para jugar y  aprender tres  deportes adaptados,  que realizan  personas  con  algún tipo de discapacidad: el basquet en silla de ruedas, el goalball, un juego  diseñado  para  personas invidentes; y la boccia, juego para personas con parálisis cerebral o para deportistas en sillas de ruedas, que presentan discapacidad  en sus extremidades. 
En el Pabellón nos encontramos un grupo de personas muy especiales, alegres y valientes. Nos hemos puesto en su lugar, experimentando la dificultad de los juegos y verificando que a pesar de su discapacidad son igual de capaces o más que todos nosotros, porque no se han rendido, han seguido adelante, y han logrado y seguirán logrando todo aquello que se proponen. Esto nos sirve para ver que no deberíamos quejarnos, que lo tenemos todo y ellos, aún así, han llegado a la meta. Pero eso no  quiere decir que su vida haya sido fácil, más bien todo lo contrario. Ellos han abierto muchas puertas que estaban cerradas, luchando por los derechos de aquellos que se han visto limitados por diversas razones. Ellos nos han enseñado que sí se puede, que la vida hay que vivirla y que si nos unimos podemos lograr cosas grandes.
Ha sido una actividad  muy divertida, un reto emocionante y para repetir. Se puede decir que nos ha costado realizar esos tres deportes adaptados, pero simplemente con esfuerzo y voluntad se consigue. Eso es lo que nos han enseñado.